Excellere Consultora Educativa

Un grupo de estudio de la Universidad de Nueva York, junto con sus colegas británicos, observaron el desarrollo de infantes que crecieron en orfanatos de Rumania durante la dictadura de Ceausescu. A pesar de que fueron adoptados por familias del oeste européo, seguían presentando síntomas luego de más de siete años de estar integrados en un ambiente de comviviencia armónico.
El trauma les había provocado retrasos graves en su desarrollo intelectual, en comparación con chicos que crecieron en hogares sanos, su mcociente intelectual era 15 puntos más bajo. Los resultados fueron publicados en mayo de 2006 en la revista "Child Development", y las víctimas del estrés de los hogares infantiles eran niños entre 6 y 42 meses.
CRÍTICAS Y AMENAZAS TAMBIÉN SON TORTURA
La falta de amor y conductas sanas por parte de los padres pueden ser debastadoras. Desde el punto de vista de la Psicología Infantil y las Ciencias Sociales, la tortura psicológica y emocinal es un tema que aun no ha sido suficientemente investigado. Se sabe muy poco acerca de las consecuencias del maltrato psicológico en niños.
Muy pocos padres son conscientes de que están abusando psíquica y emocionalmenmte de sus hijos. Empezando por las amenazas verbales e intimidación, siguiendo por la crítica permanente e irreflexiva y el rechazo de sus hijos. Todas estas conductas son abusivas.
El maltrato intrafamiliar abusivo, no sólo provoca desventajas en el crecimiento individual, sino que deriva en enormes costos socioeconómicos. Desde la intervención y tratamiento psiquíatrico hasta la entrada a la cárcel, todo es posible para quienes comienzan a vivir siendo víctimas de tortura psicológica. Y eso dice Pfeffer. "..le cuesta muchísimo dinero a la sociedad".

Visitas: 30

Respuestas a esta discusión

Coincido totalmente con lo expuesto en el artículo. Gracias Víctor por compartirlo. Creo que es un tema sobre el que siempre debemos reflexionar los docentes para ser divulgadores de estos conocimientos con los padres de nuestros alumnos y quienes somos padres para no cometer esos errores que pueden marcar drásticamente la vida de nuestros hijos.

Muchos adultos minimizan ciertos hechos de violencia que tienen para con los hijos considerandolos "medidas correctivas que impiden conductas indeseadas que juzgan negativas". Hace pocos días una señora de unos 60 años contaba antre angustiada y avergonzada que su ex-yerno si bien no le pegaba a su hija la sometía a una violencia aún mayor, aunque "sin marcas",; cuando la chica se enojaba y lloraba o le reclamaba cosas en medio de una discusión conyugal él la empujaba hacia el baño y la metía debajo de la ducha fría. Obviamente mi comentario fue de compasión hacia la joven, pero inmediatamente me vino a la mente la imagen de cuando ella era pequeña: si hacía un berriche con llanto incontrolable su mamá le metía la cara bajo la canilla mojándole también el pelo con agua fría! Yo era unos años mayor y recuerdo mi espanto ante esas escenas.

No pude decirle nada porque hubiera sido en vano, ya que conociendo a la mujer se que me hubiera dicho que son dos cosas distintas! Tal vez también hubiera minimizado o hasta negado que lo que ella hacía con su hija era algo violento.

Muchas veces los adultos consideran que si es para enseñar algo a sus hijos cualquier medio es válido. Sobre esto también hay que reflexionar, ya que a muchos adultos pareciera costarles ser objetivo al momento de diferenciar una llamada de atención enérgica de un hecho violento para con un chico.

Por eso, aunque más de una vez debo escuchar los comentarios admonitorios de madre, suegra y tías de "a esa chica le hace falta un chirlo"! sigo sosteniendo que no se debe pegar a un chico nunca. Claro que eso requiere de ejercitar la paciencia al infinito y de buscar nuevas estrategias para educar y corregir.

RSS

Miembros

Insignia

Cargando…

Seguí a Excellere en estos sitios:

 

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2018   Creado por Natalia Gil de Fainschtein.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio