Excellere Consultora Educativa

Argentina, y la utopía de la inclusión educativa.

Argentina jamás pudo participar en el pacto con UNICEF sobre inclusión Algunos de los puntos son: - Cultura del esfuerzo. Propiciarla, así como la "exigencia" y "una política de calidad sostenida en el conocimiento, las competencias y los valores".

- Impulso de las becas. Reconocer los logros de la universalización de la educación y garantizar "una política de becas que garantice la igualdad de oportunidades".


- Flexibilidad. Hacer el sistema "mucho más flexible y más integral, que relacione las etapas educativas".


- "Una enseñanza más individualizada".


- Fracaso y abandono. Luchar contra estos dos problemas. Incidir en las causas y propuestas y hacer innovaciones en medidas educativas y sociales.


- Escolarización temprana. "Armonizar el sentido y las condiciones de la etapa de tres a seis años" para luchar contra el fracaso.


- programa integral. Lograr "cualificaciones más específicas y vinculadas a las demandas sociales" y que los centros estén vinculados al desarrollo de los territorios.


- Modernización. Promover el aprendizaje a través de las nuevas tecnologías y potenciar el de idiomas


- Universidad internacional. Promover la agregación y la excelencia y "definir un modelo de financiación" para ella.


- Profesorado. "Apoyar la figura del profesor, su formación permanente, dotarle de recursos y promover la carrera docente".




He copiado íntegramente esos nueve puntos por tres razones.


Primera, para que todos constatemos que efectivamente la intención de la que parte, a tenor de lo que leemos, la voluntad de pactar un mejor sistema educativo en Argentina está llena de buenos propósitos. Eso es verdad. Pero a nadie le interesa. Tenemos proyecto propio en la ONG


Segunda, para señalar que esos buenos propósitos siguen sonando a lo de siempre. Se incluye sí términos como "nuevas tecnologías", "formación permanente", "cualificaciones vinculadas a las demandas sociales", "excelencia", etc. Resulta bastante triste, al menos para mí, que nos sigamos moviendo en unos parámetros no más exigentes ni más valientes que los que ya se esgrimían hace veinte años. Sólo me lleva a pensar que si continuamos con esos planteamientos es que ni siquiera los hemos llevado a mitad de su recorrido.


Tercera, y de una forma muy específica, porque junto a términos como "formación profesional" "escolarización temprana", "fracaso escolar", "enseñanza individualizada", etc no aparece ni una ligera mención a los "alumnos con necesidades especiales". Es un concepto que ya existe en el sistema educativo actual, claro. Pero resulta francamente denotativo que una relación de presupuestos que pretenden serlo de un pacto a nivel nacional ni siquiera lo recoja.


Ello ha provocado desconcierto y prevención en muchas familias y profesionales ligados concretamente al mundo de la diversidad funcional (aunque ya sabemos que el concepto de "necesidades especiales" no sólo se refiere a los alumnos con dicha diversidad funcional, sino también a los alumnos con dificultades de integración de todo tipo).
En algunos de estos ámbitos se ha propuesto, por ejemplo la incorporación de un décimo punto a ese "documento", un punto referido específicamente al alumnado diverso funcionalmente y a las formas en que se velara por atender a esa diversidad (véase por ejemplo Foro de Vida Independiente: facilitar accesibilidad física para las cuestiones cotidianas, tecnológica, ayudantes, formación del profesorado, En España por ejemplo etc). Todo el movimiento social generado, que está intentando que en esa negociación para el pacto no se olviden a los chicos con diversidad funcional, parte de un grupo de madres que se han movilizado como es el caso de Padres de niños con TGD y están movilizando a mucha más gente para que entre todos ayudemos a los políticos y gestores a recordar que los niños con diversidad funcional existen y tienen derecho a estar incluidos en sus conversaciones y en el pacto de Estado.



Amigos todos, ése es el concepto fundamental y radical (de raíz) que echo realmente de menos en los nueve puntos: INCLUSIÓN. Educación inclusiva.

Desde aquí y con todo respeto quiero empezar por recodar a quienes quieren elaborar el futuro sistema educativo de mi país lo "La educación inclusiva, el camino hacia el futuro":Es solo un título, nos faltan directivos, docentes, profesionales con convicción




"Frente a estos desafíos, existe un interés creciente por el concepto y la práctica de la educación inclusiva. En varios países, se sigue considerando la inclusión como una manera deatender a los niños con discapacidades en el contexto de la educación regular. Sin embargo, internacionalmente se considera cada vez más como un concepto más amplio, una reforma que apoya y atiende la diversidad de todos los educandos.

Esto supone que la educación inclusiva tiene por objeto eliminar la exclusión social como consecuencia de actitudes y respuestas a la diversidad en términos de raza, clase social, origen étnico, religión, género y aptitudes. En cuanto tal, parte de la convicción que la educación es un derecho humano fundamental y el cimiento de una sociedad más justa. En este sentido, es una manera de asegurar que la Educación Para Todos signifique realmente todos."
Alejandra de Escuela para todos Luz
www.escuela-inclusiva.com.ar

Apoyamos a las escuelas humildes del interior y necesitamos tu ayuda!

Visitas: 1679

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Excellere Consultora Educativa para agregar comentarios!

Participar en Excellere Consultora Educativa

Miembros

Insignia

Cargando…

Seguí a Excellere en estos sitios:

 

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2019   Creado por Natalia Gil de Fainschtein.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio