Excellere Consultora Educativa

Hora de regresar la PACIENCIA al sistema educativo

Cómo  regresar   la PACIENCIA al sistema educativo

La ley de la gestación de   aprendizajes

 

El sistema educativo actual tiende a ser impaciente.

Los educadores enseñan con prisa para  cumplir con la sed de logros  que plantea el sistema. Así enseñamos muchos contenidos ,habilidades, valores pero apurados, esperando que los alumnos aprendan "mucho de..." y rápido. No hay nada malo en querer enseñar mucho a los alumnos, considero que es indispensable para  estimular la curiosidad y la motivación por aprender.Pero tenemos que ser cuidadosos.

Cuando se trata de construir aprendizajes debe haber un tiempo para la paciencia.

Desde la biología existe una ley de gestación , que indica que para cada semilla existe un tiempo específico que esa semilla concreta necesita para establecerse antes de desarrollarse.

Los procesos de aprendizaje  son  como esa semilla  en sí misma y cada uno de ellos tiene un periodo de gestación que será diferente en cada niño , un lapso determinado de tiempo desde el momento  en el cual siembras hasta aquel en el que ha crecido lo bastante como para poder observar como se transformo esa semilla en un tallo. ¿Qué duración tiene ese periodo de gestación del aprendizaje en este niño particular?

Esta es la parte difícil , no lo sabemos , pero sí sabemos que tomará un tiempo.   Y también sabemos que si  extraes la semilla después de haberla sembrado, interrumpirás el proceso. Por eso paciencia .

El sistema educativo parece haber olvidado esta ley de gestación , los aprendizajes  están cronometrados.Se pide a los educadores que midan resultados  y así las evaluaciones  se convierten únicamente en  una fuente de información perdiendo  su verdadero fin que es  evaluar para valorar .   

 Jesús dijo “Los últimos serán los primeros “ , así que porqué preocuparnos si la velocidad de los aprendizajes es muy lenta. ¿Con qué, con quién  comparamos? Educar y enseñar sin prisa , respetando el período de gestación de cada aprendizaje  es la clave para lograr verdaderos aprendizajes. El apuro, la presión y la comparación  no son buenos aliados a la hora de enseñar  , si queremos desarrollar competencias que les permitan a los niños aprender a aprender , aprender a hacer y aprender a vivir junto a otros.

Medir, evaluar  constantemente  sus logros o no logros tampoco ayuda .Es como desenterrar una semilla de zanahoria  con ansiedad para ver si ya creció  y ver como va creciendo. Muchas veces  nos encontramos  examinando en busca de cualquier signo  que indique  que el aprendizaje  llegó o no llegó al resultado.

Esto entorpece el desarrollo de esa semilla  que guardaba dentro de si el poder de  convertirse en una zanahoria .Es decir  esto entorpece el aprendizaje , y lo peor es que  esto aleja y desconecta a los niños  de su esencia  ¿Cuál es la esencia ?Es ese centro de potencial, fortalezas , talentos  y fuerza  que todos los niños llevan dentro. No se apuran los procesos , cuando lo hacemos los entorpecemos .

Suelo ir a las mañanas a trabajar con  mi computadora a un café que me agrada mucho ,se llama “Delicious”, y realmente el nombre le queda muy bien porque allí todo es delicioso, el clima es relajado, las personas conversan serenas  y se respira mucho  bienestar. Una mañana mientras degustaba una cookie de avena  y pasas , Tomás el repostero me contó que estaba horneando una torta para un pedido especial. Al preguntarle cómo iba la cocción, me respondió: ”Lo sabré cuando la saque del horno, cuando llegue su momento .Ahora disfruto del aroma de su cocción “.  

Luego, continuó mientras levantaba unos jarros de café “El secreto  es que  nunca debemos  abrir el horno para ver cómo va la cocción. Allí es cuando interrumpes el proceso, la masa baja y adiós exquisitez. Cada torta tiene un tiempo de cocción especial, hay que conocerlo  y luego respetarlo, jamás apurarlo.”

 

Continué trabajando  en mi computadora  pensando que esta simple lección de repostería nos ayudaría mucho recordarla a la hora de enseñar.

Muchos enseñamos  ansiosos para que por fin  el aprendizaje se consolide, midiendo y calificando  resultados .El resultado es importante pero también lo es el proceso. Cuando se mide únicamente un resultado, y este no es alcanzado parecería que todo lo que se logro  de nada sirve, ni la experiencia transitada, ni los avances respecto al punto de partida.  

Recordemos  que lo que realmente  importa es que los niños aprendan, no en cuanto tiempo lo hacen o a que velocidad aprenden , y un potente recurso que podemos utilizar en el aula para que esto ocurra es la PACIENCIA . Esperar  confiados en  que si dimos las herramientas adecuadas  para construir ese aprendizaje  seguramente se estará gestando , estará estableciéndose para luego desarrollarse y ampliarse. Mientras esperamos preparamos el entorno para el desarrollo del aprendizaje . Los maestros no pueden hacer el trabajo de la semilla  por ellas, no hacen crecer la planta pero tienen tareas para asegurarse de que esta cuente con el ambiente y los recursos disponibles para absorber lo que necesita .

Un entorno emocionalmente afectivo y positivo , donde las palabras son cuidadas , donde con frecuencia se les dice a los niños que son valorados, apreciados  y respetados. Un entorno  que  los ayuda a conectarse con su verdadera esencia, con sus talentos, fortalezas y enorme reserva de recursos .Cuando  el entorno permite que los niños se conecten con su esencia, el aprendizaje  resuena  y emerge con una fuerza arrolladora.


Muchas veces el aprendizaje se hace esperar , pareciera que esta enlentecido  o pausado .En esos momentos , frente a niños que nos preocupan , es cuando  tenemos que ocuparnos.  

Los diagnósticos, los test, son muy útiles para conocer  y comprender porque sucede, lo que está sucediéndole al niño, pero son muy inútiles para ayudarnos a confiar  en su potencial y en la posibilidad de superación.

Conozco muchísimas historias reales  de niños con diagnósticos “ terribles”, “dolorosos” por lo  negativo  que decían las estadísticas sería su pronóstico , como dificultades para aprender  tan grandes  que  era  muy difícil que logren iniciar y finalizar  su educación en escuelas normales , o que su impulsividad  era tan severa que  sería imposible que participe asertivamente  de juegos con otros niños , ó que su dificultad motora le imposibilitaría  escribir , o caminar. Estos niños  de carne y hueso  con estos diagnósticos  aprendieron, caminaron, escribieron, y se recibieron en colegios  normales. Qué pasó? Que pasó con el diagnóstico?

Lo que sucedió es que sus padres  y los  educadores  que les presentó la vida  no limitaron  sus acciones , sus expectativas , sus fuerzas,  a lo que decía la ciencia , se entregaron a la esperanza,  y confiaron plenamente  en que desde el afecto  y con mucha paciencia podían  enfrentar pequeños logros , que  se irían  transformando  en logros enormes e impensados al inicio.


No creyeron que el futuro ya estaba determinado, no eligieron pararse en el déficit del niño  .

Encontraron educadores  que desafiaron al sistema educativo , educadores que ayudaron , animaron  y acompañaron  el proceso de gestación .

No impusieron  al niño los tiempos establecidos en las  medidas estándares  e impersonales

 No midieron resultados inmediatos , celebraron los procesos .

Esperaron  y resaltaron  los logros en relación con su propio punto de partida .

Eligieron  mirar las fortalezas, por más pequeñas que aparentaban  ser frente a tan grandes dificultades .Eligieron hablar  de lo que el niño puede , y primero lo hicieron con sus propios diálogos internos,  para luego hablar  con la familia, escuela, vecinos y en especial con el niño mismo de lo que estaba logrando .

Eligieron celebrar cada pequeña victoria  , eligieron la calma en medio de tanta prisa a la hora de  educar.

Eligieron la posibilidad y la paciencia , a pesar de todo y el mundo se abrió para darles paso.

Mariana de Anquín

 

Visitas: 778

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Excellere Consultora Educativa para agregar comentarios!

Participar en Excellere Consultora Educativa

Comentario de María Elena López el julio 13, 2012 a las 9:21pm

En todos los órdenes de la vida aprender a ser pacientes nos habilita para celebrar los procesos sin tantas presiones ni ansiedades.

Comentario de Sonia Mercedes el mayo 26, 2012 a las 12:53am

Estoy totalmente de acuerdo con esto. Me reía a medida que lo leía ya que con mis colegas estamos hablando permanentemente de esto, estamos ansiosos porque pareciera que no avanzamos, pareciera que "ese click" en el chico no llega nunca y nos desesperamos para propiciar el aprendizaje significativo en nuestros niños. Pero creo que el hecho de que los ministerios nos presionen con evaluaciones de calidad y con cumplir con contenidos curriculares también hace que perdamos un poco esa paciencia. Muy bueno el texto! Gracias! lo compartiré con mis colegas. 

Comentario de Donia Alizandra Ruelas Acero el mayo 25, 2012 a las 1:53am

Excelente  la ley de gestación de aprendizajes, me identifico con los docentes que alguna vez nos intereso cumplir con lo programado, olvidando el ritmo de aprendizaje de cada uno de nuestros estudiantes...ésta publicación me puso un pare para pensar y reflexionar la labor que estoy realizando y sobre todo el proceso de evaluación que se realiza.

Comentario de magali el mayo 23, 2012 a las 5:22pm

"...Eligieron  mirar las fortalezas, por más pequeñas que aparentaban  ser frente a tan grandes dificultades. Eligieron hablar  de lo que el niño puede..."

Gracias por recordarmelo! Muy buen punto de vista!

Comentario de Daniela Casado el mayo 23, 2012 a las 5:10pm

Felicitaciones, excelente artículo, lo comparto con algunos colegas que se les va a interesar, gracias por aportar tan buen material.

Comentario de María de Lourdes Villaseñor Bell el mayo 23, 2012 a las 1:09pm

Bueno, realmente me alegra ver que ese detallito tan fundamental, tan humano de reconocer que somos individuales y que cada uno de nuestros alumnos necesita sus tiempos para asimilar lo que la escuela y la vida le ofrece, ha vuelto a considerarse dentro de nuestras acciones educativas. Muchas felicitaciones y espero, confío que muchas jóvenes docentes lo tengan en cuenta. Un abrazo afectuoso desde México.

Comentario de Mariana de Anquin el mayo 23, 2012 a las 11:40am

Gracias a todos por los comentarios positivos!

Elena , creo que los niños vienen más evolucionados que nosotros y que vienen a nuestra vida a enseñarnos algunas lecciones que nos falta aprender, son pequeños maestros .Seguramente Marti les llevará luz a esa familia .

Naty, gracias por postearlo ,  te mando un gran besoooooooo

Comentario de Elena Vélez Agustín el mayo 23, 2012 a las 9:26am

Cuánta razón tienes!!!

Comparto una anécdota que justamente me ocurrió ayer relacionada con la paciencia y el respeto a los procesos de aprendizaje, y que todavía me sorprende cada vez que me viene a la cabeza.

Mi sorpresa viene dada porque la impaciencia en este caso no es resultado del sistema educativo, las exigencias del centro, o los requisitos que debemos cumplir los docentes en tiempo y objetivos; sino que vino de parte de la madre de la criatura.

Pongo en antecedentes: el Martí (2 años) regresa al cole después de su primer fin de semana sin pañal acompañado de su mamá y de la mascota de la clase que fue con él para animarle y darle coraje para afrontar el cambio.

Yo recibo al niño todo sonriente que me explica que ya no lleva pañal sino calzoncillos de “niño mayor” y acto seguido veo a su madre con la cara desencajada y muy seria. El niño pasa a la clase y yo atiendo a la madre pensando que había pasado algo grave en la familia. En ese momento la madre se desmorona y se pone a llorar y a la vez a gritar rabiosa diciendo cosas como “Ya lo sabía yo que no estaba preparadoooo!!!!!”, “Todo el mundo me engaña y me decían que sería fácil y está siendo un dramaaaaa!!”, “Yo ya no puedo más!”, “Está haciendo cosas que no había hecho nunca!”, “No puedo soportarlo más”. Yo intento calmarla porque no para de llorar y está muy alterada, pero no sé si abrazarla o retirarme por si me agrede, porque está también muy enfadada.

Resumiendo, todo este drama era porque al niño la tarde anterior se le había escapado un pipi, y ellos pensaban que aprendería a controlar los esfínteres más rápidamente. El padre me explica más tarde que cuando tienes unas expectativas sobre tu hijo y no se cumplen te sientes frustrado y por eso su mujer que es muy exigente estaba así de desmoralizada.

Yo les explico que es un proceso y requiere un tiempo, que el hecho de que requiera tiempo no quiere decir que el Martí no esté preparado, sino que está aprendiendo, que tienen que confiar en él y transmitirle esta confianza, que todo está bien, que es parte del proceso natural…….Y además les recuerdo las muchas cualidades y recursos que tiene en verdad Martí como que es muy responsable, autónomo, con mucha capacidad para esforzarse…..

Pero yo sigo en estado de shock por ver a una madre tan derrotada y desmoralizada por el simple hecho de que su hijo no cumple las expectativas de tiempo que se había planteado para un proceso que es evolutivo y natural.

Me pregunto dos cosas, y las dos se me presentan muy tristes:

-          Cómo va a afrontar (y ya no digo superar) esta mamá problemas reales o retos realmente dificultosos que se le van a plantear en el futuro en la educación de su hijo?

-          Cómo crecerá el Martí feliz con unas expectativas tan altas e injustas y con unos padres tan rígidos y con tan poca capacidad para ver las muchas cualidades positivas que tiene el niño?

En verdad nos perdemos mucho de los niños si sólo los vemos como un proyecto de algo que esperamos ansiosos lleguen algún día a ser, y no como lo que son: niños, porque eso es seguro que nunca lo volverán a ser

Comentario de ProfeAdri el mayo 23, 2012 a las 9:25am

Muy bueno Mariana, coincido totalmente y tnego sentimientos encontrados al dar las clases. Por un lado sé que tengo que cumplir un cronograma y programas fijos con tiempos limitados y no puedo darles tanto tiempo como me gustaría darles, para poner tener la paciencia de la que hablás.

Buenísimo, te felicito.

Comentario de sandra elizabeth ramirez albano el mayo 23, 2012 a las 6:42am

....Es muy cierto lo que se plantea en este artículo ....la PACIENCIA...es importante a la hora de educar y evaluar los resultados. Muchas veces caemos en lo estadístico, en el cumplir por ccumplir y no medimos los resultados reales en cuanto a si el aprendizaje fue significativo o no.

Miembros

Insignia

Cargando…

Seguí a Excellere en estos sitios:

 

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2019   Creado por Natalia Gil de Fainschtein.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio