Excellere Consultora Educativa



Las madres toleran el mal comportamiento de sus hijos, los árbitros toleran los abusos en el campo deportivo, los políticos toleran las críticas, millones de personas toleran el ruido de los aviones sobre sus hogares, los propietarios toleran a sus mascotas incontrolables y muchos maridos y mujeres toleran la violencia de su pareja. Es seguro, que hay una buena cantidad de tolerancia en un día corriente de una persona común en este pequeño mundo.¿Qué estás tolerando? ¿Sientes que hay alguien o algo que tengas que tolerar? O te has rendido y has caído en la ira o la desesperación? A ésta situación de rendirse ante las circunstancias, esto es,”no hay nada que hacer,” es una situación aprendida , recurrente y habitual. Sea como sea es algo que se puede revertir.

La tolerancia es uno de esos conceptos o ideas interesantes que rara vez se explora y comprende en profundidad. Muchas veces se confunde con el “sufrir en silencio” y mientras decimos que toleramos la presencia de alguien, en realidad lo que estamos haciendo es sufrir su presencia. De hecho, estamos tolerando nuestro propio sufrimiento. Es difícil verlo en un mundo que tiende a enseñarnos que “son ellos” y no yo el que me está haciendo sentir de ésta manera.

La tolerancia es necesaria hasta que deja de serlo, y en ese punto o bien te has hundido o has sobrepasado aquello que había que tolerar. Un ejemplo sencillo, es la “tolerancia racial”. En la mayoría de las sociedades la no discriminación racial es correctamente promovida. Pero esto, para la mayoría, significa que simplemente debemos entendernos. La necesidad de tolerar y el esfuerzo de tolerancia sólo se requiere cuando tú y “ellos” son identificados por el color de la piel.

Tan pronto como te das cuenta y aceptas que la gente no es su piel, por lo tanto no son su raza (que es lo contrario de lo que nos enseñaron a creer) te elevas sobre la raza, vas más allá de la raza. Sobrepasas lo que en realidad es una identidad ilusoria y empiezas a ver la realidad (la identidad verdadera) de “todos los demás,” que son seres humanos, seres conscientes en la forma humana, punto en el cual el esfuerzo de tolerar se hace innecesario. Algunos se refieren a esto como “visión espiritual” donde vemos y nos relacionamos con el espíritu de la persona, que es lo que son, y terminamos de identificarlos por su forma o color. En teoría parece fácil, pero en la práctica es un desafío, porque en el siguiente nivel, encontraremos personas intolerables” bajo la mirada de mis creencias, cultura y comportamientos de los demás. Y si no comprendemos las creencias/cultura/comportamientos, tendremos la tendencia a temerlos o a resentirnos. Y nuestros temores y resentimientos llaman a la tolerancia, y pareciera que los estamos tolerando, pero en realidad lo que estamos haciendo es tolerar nuestras emociones hacia ellos.

Así es que demos un paso atrás por un momento, y veamos lo que realmente sucede cuando somos intolerantes.

Cuando sea que experimentamos una perturbación emocional significa que nos hemos separado del núcleo de nuestro ser, que es siempre estable, fuerte y calmado. No es el evento externo o el comportamiento de los demás, o sus creencias los que nos han separado, es nuestro propio hacer. No es tan fácil de ver, pero puede evidenciarse. Puede haber una persona que vive en una casa por la calle por donde sobrevuelan los aviones que no se afecta emocionalmente cada vez que un avión pasa sobre su cabeza, en cambio , hay otra persona que vive en la misma calle, que siempre está enfadada y resentida cada vez que pasa un avión. De igual forma, un adolescente que puede permanecer hablando calmada y coherentemente en la discoteca más ruidosa, si entra su padre a buscarle afanosamente en medio del bullicio, no puede aguantar más... ¡tiene salir corriendo!

En el trabajo, el miembro del equipo que siempre llega tarde, irrita a algunos, mientras que a otros, ni siquiera los preocupa, ellos no pierden su esquema emocional porque no se desconectan con su núcleo interior, estable, firme y calmado, desde donde emana el poder para permanecer inalterado y equilibrado.

Cada uno de los ejemplos ilustra que cualquiera que sea nuestra perturbación emocional, es siempre nuestra propia creación, nuestra propia responsabilidad el volvernos “intolerantes” con ella. No es causada por una persona o por

una situación externa. En este punto, podemos vislumbrar la libertad -libertad de nuestro sufrimiento emocional. También significa que tenemos una “necesidad” que debemos satisfacer. Es la necesidad de restaurar y volver a conectar con nuestra fortaleza y estabilidad interior. Es la necesidad de disolver las perturbaciones emocionales para que podamos sentirnos calmados y capaces de afrontar a la persona o situación que me está desafiando. De hecho, cualquier momento en el cual nos encontremos pensando, sintiendo, o actuando alguna forma de intolerancia, significa que tenemos una necesidad interna no satisfecha. Y aunque permitamos la ayuda de los demás a cooperar para lograr esa necesidad, en último término, sólo nosotros seremos capaces de llenarla.

Mientras tanto, aquí hay 5 pasos que pueden ayudarles a satisfacer las necesidades internas en aquellas situaciones en las que sientan que hay que tolerar.

RECONOCER que sólo yo soy responsable de mis incomodidades emocionales. Las perturbaciones emocionales son creadas por ti, independientemente de la situación o personas que tengas que afrontar.

ACEPTAR a la otra persona, situación o evento como son. Observa cómo dices “esto es inaceptable”, por lo general después del evento. En este punto, en realidad no hay elección. sólo queda aceptar lo sucedido, por que.. ….ya sucedió. Forma parte del pasado. Si no avanzamos a la aceptación, siempre estarás pegado en la frustración de intentar cambiar el pasado, o de cambiar a las personas, lo que por supuesto es imposible.

ADQUIRIR entendimiento. Este es el momento en que llegas al otro e intentas comprender porqué hizo lo que hizo y qué necesidades había detrás de su acción.

APRECIAR la apertura del otro Al compartir sus pensamientos y sentimientos, sus percepciones y razones se han abierto y se han entregado. Da en retorno apreciación es reemplazar el resentimiento silencioso anterior de la intolerancia por la energía del amor (¡no amor de Hollywood!)

PREGUNTA por la necesidad que tienes que satisfacer, sin dependencia o condición. Pregunta, “cómo podemos satisfacer las necesidades de ambos en esta situación?” Es el momento de la creatividad donde las soluciones o formas de avanzar se crean conjuntamente, por las dos partes.

En el ejemplo del que siempre llega atrasado a la reunión matinal es evidente que la reacción emocional es nuestra (reconocer) ya que los otros miembros del equipo están respondiendo de forma diferente al mismo evento. Tratando de “forzar” al otro a cambiar por amenazas, por nuevas manipulaciones emocionales o indicación de “consecuencias, sólo harán aparecer nuevas resistencias y probables nuevos retrasos (aceptar). Una conversación para entender por qué el hábito de llegar tarde, muestra que hay un compañero que necesita ir al hospital cada mañana para un tratamiento o la necesidad de mayor descanso porque el tren anterior es muchísimo más temprano, o que simplemente es la manera de llamar la atención. El agradecer esta apertura (apreciación) asegura que la calidad de la energía intercambiada es positiva y armónica.

Esto prepara el terreno para el estado final que es una conversación que invita a soluciones (preguntar) y que las necesidades de ambas partes puedan armonizarse ya sea, acomodando el horario de la reunión un poco más tarde, o retrasando la reunión, o cambiando la agenda para acomodar el atraso posible o permitir la llegada más temprano y la salida más temprano etc etc…etc.

Este es sólo un ejemplo y por supuesto es imposible de predecir cómo tal estrategia pueda satisfacer los requisitos de ambas partes. La vida es en último término impredecible y desordenada y así, las relaciones, que es otra palabra para “vida” también son impredecibles y desordenadas. La alternativa es la tolerancia en la forma de sufrimiento silencioso, el resentimiento como posibilidad y una relación que siempre arrojará un telón de fondo de tensión en el borde del conflicto.

La próxima semana exploraremos las tres cosas que fácilmente pueden sabotear o incluso sacar de los raíles, el camino más allá de la tolerancia-los juicios, las suposiciones y las expectativas.

Pregunta: A quién o qué sientes que tienes que tolerar en el presente?

Reflexión: Ensaya en tu mente cómo podrías poner en práctica los 5 pasos anteriormente detallados en tus interacciones con esa persona. Visualiza el proceso.

Acción: Siéntate con esa persona muy abiertamente como para permitir respuestas inesperadas tanto de tu ser, como de esa persona.


Fuente: Boletín Pensar claramente de Brahma Kumaris Argentina.

pensar.claramente@bkumaris.org.ar

Visitas: 60

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Excellere Consultora Educativa para agregar comentarios!

Participar en Excellere Consultora Educativa

Comentario de Natalia Gil de Fainschtein el agosto 25, 2008 a las 12:59pm
Qué lindo comentario Edita! Acuerdo con la propuesta de detenernos a apreciar la belleza de la naturaleza!
Natalia

Comentario de Edita Martinuzzi el agosto 25, 2008 a las 12:50pm
hola Natalia :te leí todo ,te aclaro que yo no vivo en un lugar tan grande como es la ciudad de Buenos Aires ,soy de Santa Fé...somos muchos menos,nos conocemos bastante y eso nos ayuda a tener más tolerancia.....aunque según el carácter de quién.....algo pasa también por el cristal con que se mira...aún así yo noto que la gente en la calle es poco tolerante,casi siempre en el camino ..grandes automóviles , grandes velocidades,eso sí....pero en las peatonales de compra no es así,vivimos dentro de todo tranquilos....pero hay algo que no veía hace unos años....es lo que expresa la cara del caminante,todos muy serios,nadie sonrríe,como preocupados , aquel que camina ligero y habla por teléfono, el que arrastra un niño de la mano demasiado rápido.....todos quieren llegar rápido ¿para qué?..y si nos paramos a mirar el cielo ,o una flor??? o acariciamos un perro vagabundo,no aprenderíamos a tener más tolerancia,la vida es una sola ,aprendamos a vivirla con felicidad....tolerando y que nos toleren ...defectos y virtudes tenemos todos....suerte para todos y te mando un beso ...los he recuperado ,estoy contenta edita martinuzzi

Miembros

Insignia

Cargando…

Seguí a Excellere en estos sitios:

 

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2021   Creado por Natalia Gil de Fainschtein.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio