Excellere Consultora Educativa

Tener una mascota en casa… ¿Es educativo?

Lic. Irma Liliana del Prado

Educar es un proceso por el cual los niños logran obtener progresivamente un desarrollo integral en todas sus etapas de maduración. Sensibilizarlos por el respeto hacia la vida es una excelente manera de hacerlos reflexivos y conscientes de su responsabilidad para conservar a la naturaleza y proteger a las distintas especies de animales no sólo por la significación que conlleva, sino por la propia supervivencia.

Si bien es verdad que en los últimos años existe una mayor sensibilidad respecto a los animales y sus derechos, también es verdad que persisten muchos lugares comunes y actitudes que poco tienen que ver con el respeto.
Si tienes el deseo de tener una mascota pero dudas de que eso pueda ser perjudicial a tu hijo, pues no vaciles. Tener una mascota en casa puede ser algo muy educativo para los niños. ¿Y quiere saber el porqué?

* Estimula la afectividad del niño.
* Genera actitudes de responsabilidad (tienen que sacarlos a pasear, darles de comer)
* Ayuda a que los niños sean más sociables.
* Potencia la sensibilidad del niño.
* A las mascotas hay que darle cariño, nuestro tiempo (tenemos que sacarlo a pasear en el caso de los perros, hay que jugar con él y enseñarle buenos hábitos), dinero (alimentación, veterinario, accesorios) y un espacio exclusivo para él en nuestra casa.

Un animal de compañía educa al niño

Tener un animal de compañía en casa puede ser algo muy educativo para los niños. Aunque pueden generar muchas molestias, las mascotas potencian el lado cuidadoso de los niños. Ellos pasan a ser más cariñosos con los animales, plantas y personas favoreciendo su sensibilidad. Los niños quieren tener un animal en casa porque lo ven como un juguete más, pero que se mueve y hace cosas por sí mismo.
Tenemos que enseñar a nuestros hijos a tratar a los animales con cuidado y respeto haciéndoles ver que un perro o un gato no son un juguete sino que necesitan cuidados como ellos. Por ejemplo, la higiene.
Los beneficios de crecer con una mascota en la familia están reconocidos mediante diferentes estudios de psicología infantil y ambas entidades consideran que fomentar el respeto a los animales desde la educación infantil, también favorece el desarrollo de la personalidad del niño.
La relación directa entre los animales y los niños ayudan a estos últimos a desarrollar sentimientos de reciprocidad, respeto y protección hacia un ser desvalido, a salir de su natural egocentrismo infantil, a empezar a compartir.
Su utilización en terapias bajo control médico ha obtenido brillantes resultados, especialmente por el grado de incondicionalidad que se aprecia en las relaciones entre los niños y los animales.

Valores como la responsabilidad, la tolerancia, la solidaridad y el civismo, también se propician y potencian, aunque aquí interviene de forma determinante el adultos responsable de la educación del niño.
Es imprescindible promover la tenencia responsable de animales para favorecer estos valores.
La falta de esta responsabilidad produce el rechazo de aquellos que no han elegido convivir con un animal.

Visitas: 164

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Excellere Consultora Educativa para agregar comentarios!

Participar en Excellere Consultora Educativa

Comentario de Milsa Magazine el mayo 2, 2009 a las 9:37am
Hola Gente, buen sábado 2 de Mayo.
Primero quiero aprovechar el email para felicitar por los avances que esta red educativa está teniendo. La sigo desde hace bastante tiempo, y es muy importante todo lo que están haciendo en pos de mejorar esta pata fundamental de sostiene a la sociedad que es la educación. Mis felicitaciones.
Con respecto a este tema, tener una mascota no solo ayuda a nivel educativo, y mas con hijos con problemas de discapacidad, sino que es un disparador para ver que imagen tenemos con nosotros mismos, y también frente a los hijos, frente a la sociedad, frente al mundo. Hablo de la imagen interna, ya que la externa es el reflejo de lo que nos está pasando.
Como decía Irma, a las mascotas hay que cuidarlas, darle amor, cobijo, alimentarlas. Mucha gente las usa como el "cable a tierra" para sus problemas: abandonos, maltratos. Cuando empezamos a castigar a nuestras mascotas, debemos entender la situación como un semáforo con luz roja: algo está andando mal en nosotros. Esa agresión, aunque muchos no la vean de esta forma, indica que nuestra imagen interior está quebrada, o a punto de quebrarse. Y eso sale a la luz muy rápido.
Muchas personas y familias actúan de una forma frente a la sociedad, y de otro modo a puertas adentro. (imagen exterior e interior, por llamarlo de alguna forma). Sin embargo, si podemos llegar a ver que nuestro comportamiento para con las mascotas es muy negativo, entenderemos que también es lo que reflejamos, aún tratando de aparentar. Todo empieza por casa. Y nuestras mascotas son las primeras que nos hacen ver que algo está pasando....
Muy buen tema, Irma y gracias por compartirlo
Patricia Bologna
Asesoría en Imagen y Analista Empresarial

Miembros

Insignia

Cargando…

Seguí a Excellere en estos sitios:

 

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2018   Creado por Natalia Gil de Fainschtein.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio