Excellere Consultora Educativa

América latina. Avanzar hacia un modelo educativo regional. Una Realidad ineludible.

Pese a la negativa, de  la mayoría de los gobiernos de América latina,  a reconocer públicamente, la enorme  presión e imposición que en materia de educación, desde hace años se viene gestando por parte de   los poderes hegemónicos más  representativos del planeta. Ello con  dedicatoria hacia, se avanza puntualmente con un plan de educación preconcebido  y coordinado por la UNESCO, cuya propuesta fundamental, es aplicar un tipo de formación y evaluación “universal” y “estandarizada”;  lo que desde esa perspectiva permitirá acortar las desigualdades entre naciones ricas y pobres del planeta..

Si bien es cierto, competir en un mundo global y dominado por la tecnología, la industrialización y la automatización de los procesos productivos, es un imperativo que no admite reversa. Debe reconocerse que  las condiciones socioeconómicas que guarda Latinoamérica respecto de los países industrializados no tienen ningún punto de comparación; y por tanto, frente al escenario de tan abismal diferencia,  no  existen condiciones ni  ventajas comparativas que hagan suponer que un modelo educativo puede aplicarse como una receta o una línea de acción capaz de establecer una política educativa coherente con las necesidades, en el corto y mediano plazo.

Las probadas desventajas que presentan los modelos de evaluación estandarizada, en realidad, nos llevan a concluir que no pueden ser indicadores fidedignos de los rendimientos escolares,  en ninguno de los niveles educativos.

En la práctica educativa domina aun el paradigma de la enseñanza sobre los modelos orientados a los aprendizajes que desarrollen competencias. Con un  bajo nivel de significancia  este tipo de educación impide en buena medida inducir verdaderas  transformaciones sociales, mucho menos en zonas comunitarias marginales.

La mejora continua, como fin para lograr la calidad educativa sigue siendo un buen propósito; sin embargo, poco ayudan las buenas intenciones en la dura tarea de cambiar nuestra  realidad cotidiana.

Los adornados  discursos, las excesivas campañas mediáticas siempre resultan insuficientes; pretenden dominar y manipular los entornos y ambientes de una sociedad  normalmente escéptica hasta el hartazgo,  a la que, ya no  lo es suficiente con las explicaciones,  sabedores de que por lo general, ni se les oye, ni se les escucha;  reclaman mediante acciones la inacción tácita de sus gobiernos. Sin embargo, pese al mundanal ruido, esto se convierte un “diálogo entre sordos”, cuyas señas y formas de comunicación, tan solo contribuyen ampliado la brecha, entre los que piden, entre los que exigen y los que dicen dispuestos a darlo todo por “el bienestar de nuestras sociedades”.

Concientes, en principio de que en el mundo real,  no existe en modo alguno,  un sistema educativo  ideal;  la necesaria alineación de las políticas educativas con las distintas variables propias de contextos sociales, igualmente diferenciados; impone una reflexión, que al final del camino nos conduce fundamentalmente a una idea;  que probablemente represente el principio y fin del quehacer educativo,  si lo que hacemos los docentes para cumplir idealmente con las tareas que nos impone nuestra instrucción formal, o incluso nuestra  vocación constituye la  herramienta o el  medios  apropiado de solución para lograr los fines educativos que buscamos;  o tan solo constituyen medios limitados, insuficientes para conseguir las metas que nos hemos trazado.

La educación alternativa en la realidad latinoamericana está llamada a ser , incluyente, precisa, al igual que en otros tipos de educación de su mejora continua y el perfeccionamiento de sus ambientes de aprendizaje (lo que incluye considerar mejoras sustanciales a los ambientes virtuales de aprendizaje), la mejor utilización de las TIC en el abordaje de competencias realizables,  contextualizadas y regionalizadas, el rescate de las mejores estrategias que en el pasado generó la educación tradicional, la promoción del pensamiento y razonamiento  paralelo como valioso aporte al pensamiento lineal,  los elementos de innovación, de acción crítica con una visión constructivista y propositiva, el desarrollo de actividades por proyecto, la inclusión en el currículo escolar de más y mejores  dinámicas y técnicas lúdicas que dinamicen y aviven las aulas con acción motivadora y detonante de los autoaprendizajes,  construcción de planes y programas con una visión más amplia en perspectiva de aplicación e integral en sus propósitos, estrategias y productos, evaluaciones personalizadas, factibles y holísticas, que tomen en cuenta alcances, límites y contextos de los educandos.

En suma un ambiente ideal de aprendizaje es el que surge de la necesaria e inteligente  concertación  de docentes y alumnos, para crear aprendizajes significativos, para desaprender cuando la situación así lo exige, para retroalimentar esos aprendizajes, para reinventarnos, en una dinámica continua de prueba y error, que nos enseñará que si no recorremos el camino no sabremos si contiene piedras, si contiene espinas, si en un punto del trayecto nos encontramos con bifurcaciones que nos conduzcan por sendas diferentes, tenemos-porque ese es nuestro desafío- decidir por una sola ruta, y pese a que siempre tendremos el riesgo de equivocarnos, deberemos decidir por la opción que minimice los riesgos y amplíe nuestra ventana de oportunidades.

La educación latinoamericana debe tener su sello particular, su propuesta particular;  las sociedades del cambio ya están aquí, a nuestros gobiernos y sus propias autoridades educativas sólo les falta escucharlas y atenderlas, haría bien recordar que lo que te hace bien a ti, es lo mismo que me hace bien a mí, igual que lo que le hace bien a todos, que nos aleja de la mezquinidad del que sólo desea injustamente saciar su interés particular por encima del interés general.

Educar Latinoamérica es la tarea prioritaria, no obstante las carencias que infraestructura y adquisición de tecnologías educativas, representan nuestros recursos limitados. La acción inovadora ,  el talento y nuestra esencia creativa representan nuestros principales aportes compensatorios. Salgamos de nuestra zona de confort, podemos y debemos transformar  nuestras debilidades en fortalezas y distinguir con precisión y convicción  las áreas de oportunidad, que sin duda  las hay, y representan la fórmula mágica que en el mediano y largo plazo, sin duda,  nos permitirán ejecutar mejor nuestra tarea.

Visitas: 19

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Excellere Consultora Educativa para agregar comentarios!

Participar en Excellere Consultora Educativa

Miembros

Insignia

Cargando…

Seguí a Excellere en estos sitios:

 

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2021   Creado por Natalia Gil de Fainschtein.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio