Excellere Consultora Educativa

Los hombres aprenden mientras enseñan.

Lucio Anneo Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.

 

Educar en libertad es educar apelando al intelecto del alumno, en otras palabras: es educar sin que el alumno sienta mermada su libertad; es educar haciéndole entender el sentido de las normas disciplinarias que se le piden cumplir.

 

Una imposición inmotivada se convierte en un reto o en una invitación a la rebeldía.

 

Además de lo apenas mencionado, una educación en libertad exige un clima de amistad, es decir de confianza y apertura en el que el alumno pueda libre y respetuosamente expresarse y cuanto manifieste sea a su vez atentamente acogido.

 

El educar en libertad debe acompañarse de una educación PARA  la libertad, o sea para un buen uso de ella.

 

En primer lugar la libertad es un DON dado al hombre para que pueda diseñar su propia vida y con su consentimiento interno recorrer el camino que corresponda  a su propia naturaleza.

 

La pregunta aquí es: ¿y cuál es ese camino? Al respecto hoy en día hay mucha confusión, pues se ofrecen modelos que se autocalifican como progresivos o libertarios.

 

Habría pues que dar una definición a la palabra libertad para que la pregunta formulada en el parágrafo anterior pueda ser respondida.

 

La libertad es fácilmente asociada con la facultad de hacer lo que se quiere; sucede sin embargo que lo que nos place no es siempre lo que nos hace bien, si nos guiamos de este principio, a la larga la vida nos pasa una dura factura.

 

Para hablar de libertad es ineludible hablar  de una tabla de valores y otra de antivalores; por otro lado el ser humano no ha sido predeterminado ni a uno ni a otro. Delante de ambas posibilidades  tiene ante sí lo que podría ser su crecimiento (valores) o su destrucción (antivalores).

 

Por tanto hablar de libertad  es hablar de esa capacidad, muy humana, por ser los únicos seres capaces de razonar y decidir, de ser arquitectos por propia decisión de nuestro crecimiento o fracaso.

 

Una educación para la libertad desvinculada de lo que es bueno o malo cae inevitablemente en una caricatura de libertad, que no aporta ni orden en la sociedad ni sentimiento de plenitud en el individuo.

 

Visitas: 191

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Excellere Consultora Educativa para agregar comentarios!

Participar en Excellere Consultora Educativa

Miembros

Insignia

Cargando…

Seguí a Excellere en estos sitios:

 

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2021   Creado por Natalia Gil de Fainschtein.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio