Excellere Consultora Educativa

Enfoques cooperativos; Hoy: Epopeya y legado en La Rioja: Cooperativismo escolar

Por José Yorg, el cooperario

 

“La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. Pero no es, quizás, menos vano esforzarse por comprender el pasado si no se sabe nada del presente” Marc Bloch.

 

“Siento que mi tierra, dolorida y esperanzada, reza y canta con su historia, vida y mensaje...Peregrina conmigo, en mi carne y en mi sangre, me parece escucharla con su chaya”. Oración de mi Sacerdocio. Enrique Angelelli

 

 

 

Intentamos rescatar partes de una gran historia aunque  encierre episodios dolorosos que, sin embargo, prevalece para nosotros una arista muy sensible y elocuente, y que hace bella la vida por su ejemplaridad, pudiéramos llamar a esta historia caminos para la solidaridad, para la cooperación,  en  razón al caminar de sus protagonistas principales, puesto que no olvidamos a los entusiastas acompañantes: Alipio Paoletti  y Monseñor Enrique Angelelli entretejidos  por  la docente  Juana Lucía Zamora quien  emprendió experiencias relevantes de cooperativismo escolar.

 

"En su misión pastoral-Angelelli- no excluyó a  nadie, requería de todos, aún con  los que no comulgaban con la Iglesia, y que no eran creyentes. De allí surgió una amistad profunda con  Alipio Paoletti, alguien que no era creyente. Ambos compartían el mismo pensamiento, el de dignificar al hombre y la mujer riojana, desde diferentes ópticas, pero con los mismos preceptos", reveló el Dr. Pedro Goyochea.

 

 

En el plano social y económico, indicó que Angelelli concibió la idea del fomento de las cooperativas, entendiendo que promueven las economías regionales, "puesto que vio y juzgó que en el trabajo que había se excluía a los trabajadores, a los empleados y sus familias. El caso más concreto y renombrado fue Codetral, pero también hubo otras cooperativas, como San Nicolás en la localidad de Guandacol. Era una cooperativa de consumo, pero promovía la fraternidad de la comunidad", expresó.

 

Irrumpamos en el entramado. Leímos material periodísticos enviados desde La Rioja por nuestro amigo Rodrigo Maximiliano Ochoa que nos nutrió, uno de ellos, del periódico “El Independiente” , reportaje que le realizara el día 8 de marzo del 2012 a Juana Lucía Zamora, cuyo título señala “Rindió un homenaje especial a Madres de Plaza de Mayo y Victoria Romero”, pero lo que nos movilizó fue la bajada del mismo que afirma que “Juana Lucía Zamora  es referente indiscutida del cooperativismo escolar en La Rioja en que abrazó con pasión desde su rol de docente y militante”

 

Desde allí en adelante para nosotros-también docentes de enseñanza primaria y cooperativistas escolares-todo es  interrogante y emociones desbordantes de difícil contención.

 

¿Cuáles fueron la motivación personal y pedagógica de la maestra Juana Lucía Zamora para emprender la enseñanza cooperativa?

 

¿Es que acaso, en su práctica pedagógica de la educación común  sarmientina, le resultó insuficiente para transformar realidades dolorosas y entonces volcó su esperanza en la cooperación escolar?

 

¿Cómo supo  concertar la teoría educativa  oficial con una  práctica  innovadora y cooperativa, desafiando un contexto claramente adverso para  la concreción de su experiencia?

 

Nos atrevemos  ensayar algunas reflexiones para auscultar  respuestas y para ello escamoteamos al  notable educador  uruguayo Jesús Aldo Sosa (1905-1982), mejor conocido como Jesualdo en su afirmación de que “La educación es el fundamental instrumento de transformación social en cualquier proceso que exige cambios profundos y permanentes, en cualquier época y sean cuales fueren las circunstancias y regímenes que tengan que operar en tal sentido.”

 

 

Tengamos  presente que la educación  cooperativa escolar posee  la fortaleza pedagógica y didáctica capaz de viabilizar todas las potencialidades de los niños y niñas a través de su método organizativo, auto-disciplinario, fraterno y dinámico, atravesados por  valores y principios profundamente humanos, coincidimos plenamente con la interpelación  del Prof.  Ramón Giménez: ¿Cooperativismo, dónde mejor que en las Escuelas?

 

Sea pues este el procedimiento que adoptamos para realizar este artículo como excusa para expresar  nuestro modesto homenaje y reconocimiento a la colega Juana Lucía Zamora,  portadora de una epopeya y legado  del noble Cooperativismo Escolar en la Provincia de La Rioja.

 

Educación y comunicación son partes esenciales de la relación entre personas y no entre cosas. “El sentir al otro como igual”, es un direccionamiento cristiano que enseñó el obispo Angelelli. “El trabajo sin patronos” alecciona Paoletti. “Trabajar mucho para que el espacio de la solidaridad se anteponga al individualismo" nos perfecciona Zamora.

 

 

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

 

Visitas: 62

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Excellere Consultora Educativa para agregar comentarios!

Participar en Excellere Consultora Educativa

Miembros

Insignia

Cargando…

Seguí a Excellere en estos sitios:

 

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2021   Creado por Natalia Gil de Fainschtein.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio