Excellere Consultora Educativa

¡Qué difícil es ser docente y no salir dañado en el intento! Trabajar en una sociedad que no valora los aprendizajes nos lleva a cuestionarnos. Las autoridades administrativas, el "poder editorial" apoyados por el "saber sabio" nos piden "innovar", como si los fracasos se debiesen a nuestra actividad. Debemos cuidar nuestra autoestima para no estresarnos, y el artículo que transcribo tal vez nos ayude.

 

Acerca de el Maestro, la Autoestima


En cualquier caso, es evidente que la profesión vive y sobrevive con un fuerte complejo de inferioridad, porque se piensa que lo que se hace está poco valorado, que sus innovaciones no son reconocidas y que sus esfuerzos son menospreciados. Hay que decir que a menudo
es el profesorado mismo lo que hace muy poco para luchar por este merecido
reconocimiento, profesional y social, instala en la cultura de la queja permanente, una vía que no conduzco a ninguna parte, más que al propio cansancio a la desmoralización individual y colectiva.

1. El creciente, diversificado y poderoso mundo de los expertos y especialistas de la psicopedagogía y del conjunto de las llamadas ciencias de la educación que monopolizan el discurso educativo. Ellos son los que diseñan reformas, programas de innovación y planes de formación, ellos son los que marcan la agenda de los temas de los que hay que hablar, lo que es importante y lo que no es. Ellos son los que investigan, publican y son
invitados a los foros educativos y los medios de comunicación. De esta manera,
durante los últimos años, la innovación educativa se ha hecho más desde la
academia que desde la escuela. Hay profesores que sólo son escuchados cuando se
convierten en expertos.

2. La permanente culpabilidad (desde el ámbito familiar, social y de los medios de comunicación) de la escuela para el falso descenso del nivel de enseñanza y trabajo del profesorado. Aquí se da una curiosa paradoja:
las familias y el conjunto de la sociedad critican los maestros y hasta
desconfían, pero, al mismo tiempo, cada vez delegan y confían nuevas funciones y
responsabilidades. Es evidente que la polivalencia docente tiene un límite, y
cuando se confunde la profesión con las heroicidades de un superman o de una
superwoman, difícilmente las expectativas sociales se cumplen.

3. El discurso obsesivo y dominante sobre el malestar docente que eclipsa los aspectos satisfactorios y positivos de la profesión. No negaremos algunas obviedades en algunos contextos y situaciones escolares, donde
las condiciones de trabajo se hacen particularmente difíciles, el malestar
docente es una consecuencia lógica. Ahora bien, en otras situaciones y
circunstancias hay que analizar si el malestar docente es fruto de las
condiciones objetivas o no es otra cosa que la construcción de una coartada y de
un discurso cómodo y autojustificatorio para oponerse a cualquier proceso de
innovación y de cambio, venga de donde venga. Por otra parte, se olvida la cara
positiva de la profesión, como si existiera un cierto complejo de inferioridad
poder verla, cuando es evidente que hoy hay muchos maestros que encuentran mucho
sentido a su oficio, que disfrutan y que descubren un montón de
satisfacciones.

4. La irrupción de otros agentes educativos y la competencia que surge, que han hecho que el magisterio ya no ejerza con la exclusividad de hace un tiempo la instrucción o transmisión del conocimiento. La televisión y el mundo de la imagen, las nuevas tecnologías de la información y
de la comunicación y la avalancha de ofertas extraescolares han generado un cierto grado de desconcierto y confusión. Algunos sectores lo perciben incluso como una pérdida de autoridad, como sí su trabajo quedara cuestionada y con un cierto grado de miedo y de angustia ante un futuro tecnológico que cada vez controlan menos.

5. La crisis la vocación del magisterio, entendida como una falta de identificación, ilusión y compromiso global con la infancia, la escuela y la comunidad, y una falta de orgullo hacia la profesión. Parece que algunas de estas palabras pertenecen a otros tiempos y que la vocación de maestro se identifica con sacerdocio, voluntarismo y carácter misionero, como si este
concepto no es susceptible de evolucionar en la postmodernidad y no se pudiera
pensar también en clave de una concepción innovadora y progresista de la
profesión.

6. El despliegue por parte de la Administración de una amplia retórica sobre la importancia del profesorado, que, en la práctica, se queda en nada. La voz del profesorado-más allá de cuatro simulacros y escenificaciones para salir del paso-es excluida del debate sobre las reformas educativas, proyectos pedagógicos u otros grandes decisiones que afectan directamente al
profesorado. Tampoco la Administración es demasiado sensible a la hora de valorar el
trabajo real del profesorado, mejorar sus condicione de trabajo o escuchar sus
reivindicaciones.

7. La tan mencionada autonomía docente queda diluida o borrada por la cada vez más poderosa colonización administrativa y burocrática de la escuela. Cada vez la enseñanza está más condicionada y regulada-el currículo, la evaluación, los tiempos, los espacios, la organización y funcionamiento de los centros, etc .- y quita libertad a los equipos de maestros
ya las comunidades educativas para construir proyectos educativos pedagógicamente diferenciados.

8. Los nuevos planes de estudio de la década de los noventa han supuesto la muerte del maestro y el triunfo del especialista. De este modo, muchos estudiantes adquieren desde el principio este nuevo perfil de especialista de educación física, musical o especial, que consolidan cuando acceden a los centros, el “integrarse” en los claustros.

9. El auténtico fracaso, salvo algunas excepciones, de la formación del profesorado en cuanto a conseguir una nueva cultura profesional innovadora y una modificación de sus hábitos y actitudes que hagan posible un cambio en sus prácticas escolares y en la vida en los centros ya las aulas.
Además, esta formación es a menudo muy fragmentada y le falta el enfoque de una
visión global de la infancia, la escuela y la enseñanza. En cierto modo, hemos
asistido a una continuación-explícita o implícita- de aquella muerte del maestro
y del triunfo del especialista al que nos referíamos en el punto anterior.

10. El hecho de que todos se sienten autorizado para criticar y cuestionar la escuela y el trabajo del maestro. A diferencia de lo que ocurre con otros oficios y profesiones donde se reconoce la existencia de un saber específico adquirido a base de formación y experiencia, en la enseñanza
parece que este reconocimiento no exista y que se piense que se trata de un
campo donde el sentido común, la práctica como educadores familiares o la
proximidad que da la experiencia como estudiante son capital cultural suficiente
para poder interpelar al profesorado de igual a igual. Esta posición se
reafirmando en la medida que el nivel cultural medio de la población va
aumentando. No acaba de entender que el arte o la ciencia también se adquieren
con el estudio, y esto, naturalmente, desmoraliza al profesorado.

¿Conclusiones? Sólo tres y breves:
 
a) Recuperar el orgullo de ser y hacer de maestro con todo lo que ello supone.

b) Investigar y analizar más a fondo estas y otras razones de la baja autoestima, haciendo uso del pensamiento que se fundamenta en las explicaciones complejas y multicausales y no en los cuatro tópicos que buscan la fácil o imposible, según se mire-cuadratura del círculo.

c) Transgredir y cambiar en la práctica todo aquello que impide a los maestros tener más autonomía, autoridad y poder. Las dificultades son grandes, pero las posibilidades son inmensas.

Autora: Natalia Ruiz - Pueblo y Sociedad Noticias

Visitas: 375

Etiquetas: autoestima

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Excellere Consultora Educativa para agregar comentarios!

Participar en Excellere Consultora Educativa

Comentario de María de Lourdes Villaseñor Bell el octubre 10, 2011 a las 11:09pm
Es muy cierto y sin embargo es algo de lo que casi nunca nos permitimos hablar ni mucho menos reflexionar. El artículo es para mi la oportunidad de compartirlo con otros colegas y hablar al respecto. Gracias por esta oportunidad.
Comentario de Mabel el octubre 3, 2011 a las 8:41pm
En algunos puntos coincido, pero la Autoestima no es algo que genere una profesion o un rol a desempeñar, tampoco las politicas públicas estan solamente en manos de profesionales tales como psicopedagogos o psicologxs o pedagogxs. Ejercer la labor de MAESTRO, que no es lo mismo que docente, requiere creo, un compromiso tal que lleva a producir quiebres, malestares, fisuras en el sistema, Un MAESTRO de cara a la sociedad es quien puede leer, monitorear, y acompañar a los ALUMNXS, mas allà de los saberes con los que fué formado, MAESTRO es aquel que ha logrado que sus ALUMNOS  sean LIBERADOS en el sentido FREIRIANO. Por lo tanto es un eterno buscador y transgresor, esto conlleva una responsabilidad enorme, que seguramente no será bien vista ni complaciente con el sistema actual.- Saludos y a vivir la DIgnidad de ser MAESTROS.
Comentario de Cielo Esther Cantillo Duran el octubre 2, 2011 a las 9:27pm

Excelente reflexion, me gusto muchisimo.

 

Comentario de Normalu el septiembre 30, 2011 a las 9:09pm

Como en muchas otras cuestiones, en México existe una situación diferente en cuanto a la autoestima del docente. En el sistema educativo oficial (del estado) el profesor es bien pagado, a diferencia de las instituciones particulares, en muchos casos (no todos) ha provocado que las plazas se vendan al mejor postor independientemente del perfil o preperación profesional, por tanto es posible encontrar a médicos, ingenieros, secretarias y toda una gama de profesionales (y no tanto) impartiendo clases en los niveles educativos en que han tenido oportunidad (o dinero) de incorporarse.

Por otro lado hay profesores que se quemaron las pestañas por seis años u diez años para ser profesores y que por no poder comprar una plaza, tienen que laborar en escuelas privadas que más bien son usureros de la educación, quienes pagan una miseria, explotan y exprimen a los profesores, produciendo en el mejor de los casos indignación, insatisfacción y frustración por tal situación.

El problema es realmente complejo por lo señalado ya que a partir de lo planteado se generan diversas problemáticas  que redundan en una preparación deficiente del alumnado, por tener frente al aula personas ajenas al campo educativo, sin compromiso, ni vocación para tan loable actividad

Comentario de hilda muñoz el septiembre 29, 2011 a las 8:56pm

me encanto!! felicitaciones

 

Comentario de Carola el septiembre 29, 2011 a las 6:47pm
Totalmente de acuerdo!! Hay muchos puntos para ir pensando, quizás hablar del "maestro" como un único ser esencial y caracterizado es un error común, porque somos muchos y diferentes, como en todas las profesiones...Me pregunto cómo se podría caracterizar al "médico", al "abogado"...en fin...pero es verdad que la sociedad entera se siente en conocimiento profundo para caracterizar al "docente" como una casta... quizás tendrá que ver con frustraciones infantiles que el rol docente en carácter análogo con el rol paterno suscita en cada uno...

Miembros

Música para compartir en videos.

Insignia

Cargando…

Seguí a Excellere en estos sitios:

 

Publicaciones

 


Si usted es un profesional del ámbito educativo y desea publicar un artículo en nuestra web que pueda ser interesante para nuestros lectores, envíenos el texto en un documento de word junto a su currículum vitae y con gusto evaluaremos la posibilidad de publicarlo.

Enviar su propuesta en documento de word a: excellere.consultora.educativa@gmail.com

*****************************

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

© 2014   Creado por Natalia Gil de Fainschtein.

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio